Blog

entrada traje de baño

Cuidados para los trajes de baño

Termina el verano y nos toca guardar los trajes de baño, las toallas y todo lo que usamos para ir a la playa o a la piscina.

Aquí te dejamos unos consejos sencillos pero importantes para que tus prendas estén en perfecto estado para el verano que viene.

Empezamos con el cuidado de los trajes de baño.

Hay información que debes saber según el tipo de tejido. La mayoría de los trajes de baño son de Lycra, un material compuesto en mayor medida por el elastano y con el que tenemos que tener un cuidado muy especial.

La temperatura de lavado: El calor hace que el elastano pierda fuerza, por este motivo algunas zonas pierden elasticidad y se estiran, lo que hace que se cree como una bolsita haciendo que el traje de baño se vea viejo y feo.  Para evitar eso, debes lavar el traje de baño con agua fría y evitar secar al sol. 

Otro factor que afecta al elastano, es la torsión, si coges un elástico y lo estiras y estiras y estiras, este va perdiendo su elasticidad. Eso mismo pasa con el elastano, cada vez que retuerces la prenda para escurrir, estás estirando el elástico e irá perdiendo la fuerza que tiene para adaptarse bien a tu cuerpo. Es mejor apretar suavemente.

Siempre se recomienda lavar este tipo de prendas a mano, pero si eres de las personas que necesita practicidad y lo metes en la lavadora (que se puede), te recomendamos que lo hagas en el ciclo de ropa delicada y dentro de una bolsita para lavar ropa. Siempre con agua fría (como te hemos comentado antes), no pongas suavizante y pongas las revoluciones del centrifugado al mínimo, para evitar en lo posible que el tejido sufra. 

Si ves arena entre la tela de tu bañador, te vamos a dar un buen consejo que a nosotras nos da estupendos resultados.  

Primero te diremos lo que vas a necesitar:

Un cepillo de cerdas suaves, puede ser un cepillo de dientes o los cepillos redondo que muchas usamos o usábamos para lavarnos la cara, un recipiente de boca más o menos estrecha, puede ser un vaso de plástico o un táper, una toalla; y un por último necesitas un poco de tiempo y paciencia si tu traje de baño tiene muchísima arena.

Ahora cómo proceder:

Colocar la toalla en la mesa donde vas a trabajar y con el traje de baño SECO, pero BIEN SECO, ponerlo sobre el recipiente y estirar ligeramente para que las fibras de elastano que están entrelazadas con la arena se abran un poco; con el cepillo, debes ir haciendo movimientos circulares primero y luego arriba y abajo, sin ejercer mucha presión. Así la arena ira saliendo y la mayor parte caerá dentro del recipiente.  

Otra cosa que da dolores de cabeza, es que el traje de baño se manche de protector solar o bronceador, para esto deberás colocar un poco de jabón líquido sobre la mancha y con él cepillo de cerdas suaves hacer movimientos circulares. Debes tener cuidado con la presión, la suficiente para que salga la mancha, pero sin que se estire demasiado la tela.

Por último, queremos recordarte que NUCA, JAMÁS EN LA VIDA, uses CLORO, BLANQUEADOR, PERCARBONATO, en tu bañador, porque estos productos están diseñados para blanquear, y lo que harás es dañar el color de tu traje de baño. Si el bañador es solo blanco usaremos algún oxigenante para prendas delicadas y solo si lo vemos muy oscurecido o manchado.

Una vez tengas tus trajes de baño bien secos y listos para guardar, debes dóblalos respetando su forma, si tiene copas, no coloques una sobre la otra (puedes ver el video que publicamos en TikTok sobre cómo doblar un bañador), si no son de copas, lo mejor es doblar haciendo un rectángulo. Después envuélvelos en papel de seda por separado y ya los puedes guardar. El papel ayuda a que no le salgan manchas durante el tiempo que estén guardados. El próximo verano estarán impecables.

Vamos a continuar con otro gran protagonista del verano,
¡¡Las Toallas!!

Debes lavar como de costumbre, pero como son para guardar para el próximo verano, no pongas suavizante, en su lugar en el hueco de la lavadora que es para el suavizante pon vinagre (no lo llenes, con un chorro es suficiente), puede ser de limpiar, de manzana o de uva siempre que sea un vinagre blanco.

Si tienes prevista alguna caja de tela, o contenedor donde colocar tus prendas de playa, es decir, trajes de baño y toallas para guardar hasta el próximo verano, no olvides colocar una pieza de madera de cedro, que puedes comprar en esta misma página y así evitas que puedan entrar polillas. Ya te contamos hace tiempo que la madera de cedro es bactericida y antipolillas.

Ahora, dos cosas más que no podemos pasar por alto. La primera, si tienes pelotas, máscaras de esnórquel, juguetes de los niños, te recomendamos lavar muy bien y eliminar todos los residuos de arena, sal o cloro que pueden tener. 

También si lo deseas, puedes remojar unos minutos en agua con lejía y así te aseguras de eliminar cualquier bichito que pueda molestar, enjuaga y sécalo todo muy bien, evitando así que pueda salir moho. 

La segunda, revisa los protectores solares, bronceadores, spray de protección solar para el cabello, y cualquier otro producto que uses. En la parte de atrás de los envases al final de la composición y el modo de empleo, tienes una imagen que es como un bote de crema abierto que tiene un número y una letra M, que suele se 6M o 12M, eso te indica los meses que se puede usar el producto después de abierto, es fundamental que respetemos eso porque podríamos tener problemas en nuestra piel.

Sonríe a la vida. Piensa que has pasado un buen verano y que la rutina es parte de la vida de todos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.